Té helado a la hierbabuena

Hoy queremos deleitaros con el placer de un té helado, es muy sencillo:

Sólo hay que preparar una infusión con una cucharadita de té verde por taza de agua hirviendo que se deja reposar durante 10 minutos, tapando la taza para evitar que se pierdan los principios activos volátiles.

Transcurrido el tiempo se cuela y momentos antes de tomarlo se agrega un poco de hielo picado y unas hojitas de menta o hierbabuena

Si se desea, se puede endulzar con azúcar de caña o miel, al gusto. El té verde es poco aromático, de sabor ligeramente amargo y la infusión obtenida es verdosa

Volver a recetas-bebidas

Deja un comentario