Mug Klimt El beso

TZ530245

Producto nuevo

Taza mug muy especial, tiene serigrafiado cuatros famosos de Klimt como El beso, La virgen o El árbol de la vida, hace juego con nuestras latas de 100gr con el mismo motivo. Capacidad aproximada de 260 cl.

Ideal como regalo para amantes del té !!

En stock

7,40 € exc. IVA

7,40 € por unidad

Más información

La taza de té como símbolo de bienestar

Al igual que vajilla estándar en las reuniones sociales, la taza y por tanto la taza de té, ha conseguido un especial simbolismo de objeto representativo del clase social e incluso el lujo.

La fusión  de factores culturales ingleses y asiáticos, por emplear un ejemplo entre otros, se ha visto desde el siglo XVIII en el uso y abuso de la taza como rango social. Y así, el té del mandarín chino asociaba con la costumbre inglesa del té de las cinco, refinamiento social que a lo largo de los últimos siglos se ha representado en diversas expresiones de las bellas artes (cuadros, esculturas, poesía, etc).

Una historia en relación a  la taza de té.

Un grupo de profesionales, todos triunfadores en sus respectivas carreras, se reunieron para visitar a su antiguo maestro de escuela.

Pronto la reunión se enfocó  cerca del infinito estrés que les generaba el trabajo y la vida en general.

Al rato antiguo maestro les ofreció té. Fue a la cocina y pronto regresó con una tetera grande y una selección de tazas de lo más distinguida: de porcelana, plástico, vidrio, cristal - unas simples y baratas, otras con grabados, unas de lujo y otras realmente impresionantes.

Sin prisas les propuso  que eligieran una taza y se sirvieran un poco del té recién preparado. Cuando todos lo hicieron, el viejo [profesor|maestro} se aclaró la garganta y con mucha parsimonia y benevolencia se dirigió al grupo.

Se habrán percatado de que todas las tazas que tenían mejor aspecto, se terminaron primero. Más tarde  quedaron pocas de las más sencillas y baratas; lo que es natural, porque cada quien prefiere lo mejor para sí mismo. Esa es realmente el origen de muchos de sus problemas en relación al “Estres”.

Continuó: Les aseguro que la taza no le añadió calidad al café, en verdad la taza solamente disfraza o reviste lo que bebemos.

Mi ofrecimiento era el té, no la taza, pero de manera instintiva cogieron las mejores, a continuación se pusieron a mirar las tazas de los demás.

Ahora reflexionen sobre esto: Nuestra vida es el té. Los trabajos, el dinero, la posición social, etcétera  son meras tazas, que le dan forma y soporte a la vida. La clase de taza que tengamos no define ni altera realmente la calidad de vida que llevemos. A menudo, por concentrarnos principalmente en la taza dejamos de disfrutar el té.

Opiniones de clientes

Escribe tu valoración

Mug Klimt El beso

Mug Klimt El beso